“La inversión en ciencia básica es inversión en conocimiento”

Perfil

El neurólogo y Presidente de Fundación INECO, Facundo Manes, estuvo la noche del martes en la presentación del Centro INECO-CITES de Rehabilitación Neurológica, Investigación y Conocimiento. Se trata de un proyecto en conjunto con el Grupo Sancor Seguros, el cual estará enfocado en terapias no farmacológicas.Las autoridades del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO) y del Grupo Sancor Seguros oficializaron de este modo el lanzamiento del Centro INECO-CITES de Rehabilitación Neurológica, Investigación y Conocimiento. La iniciativa surge de la alianza estratégica que ambas entidades formalizaron a fines de 2017.

El evento se realizó en el edificio donde funcionará el mencionado centro (Marcelo T. de Alvear 1632, en el barrio porteño de Retiro). Del encuentro participaron además José Sánchez, Presidente de Sancor Seguros;Alejandro Simón, Presidente de CITES y CEO del Grupo Sancor Seguros; Nicolás Tognalli, Director de CITES; el Dr. Gastón Manes, Fundador y Presidente del Grupo INECO y el Dr. Marcelo Savransky, Tesorero de Fundación INECO , entre otros.

Ante los presentes, Manes expresó: “La ciencia básica es aquella que no tiene un objetivo práctico inmediato. Son investigaciones guiadas por el interés y la curiosidad de la comunidad científica”.

El teléfono celular, los satélites o los medicamentos no han salido de la mente de un gran inventor aislado, sino que son el producto de años y años del trabajo de muchísimos científicos que generaron investigaciones que no tenían un uso práctico inmediato, pero sin las cuales no se podría haber logrado por ejemplo el gps, la computadora o las vacunas o el desarrollo tecnológico que disfrutamos en la actualidad. Como decía Houssay, Premio Nobel de Medicina, ‘no hay ciencia aplicada sin ciencia que aplicar’, agregó el especialista durante su discurso.

En ese marco, Manes destacó: “Frente a las crisis económicas alrededor del mundo, muchos piensan que la investigación científica debe generar réditos económicos y que la ciencia básica es un lujo reservado sólo para economías ricas. El conocimiento, el desarrollo tecnológico, la formación e inserción de investigadores se gesta -e impacta- en el mediano/largo plazo”.

La inversión en ciencia básica es inversión en conocimiento y el conocimiento repercute en toda la sociedad y contribuye al progreso, sobre todo en las naciones que más desarrollo y equidad social necesitan. Hace más de medio siglo el primer ministro Jawaharlal Nehru, el arquitecto del estado indio moderno, ya afirmaba que ese país era demasiado pobre para no invertir en investigación científica y desarrollo tecnológico”, acotó.

“Sin embargo, un país que no invierte en ciencia básica, difícilmente logrará desarrollo tecnológico propio; cuanto mucho podrá imitar tecnologías de otros países. La inversión en ciencia básica es inversión en conocimiento y el conocimiento repercute en toda la sociedad y contribuye al progreso”, explicó el neurólogo.

Tenemos que gastar menos energía en discutir si Argentina debe priorizar la investigación y el desarrollo tecnológico y debatir cómo la ciencia puede contribuir al desarrollo económico y social del país”, concluyó.

Con la iniciativa comienza a desarrollarse la última etapa para completar el abordaje integral de la patología cerebral que se realiza en las distintas sedes de INECO en Buenos Aires y en el Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro: la rehabilitación neurológica, que es la primera causa de discapacidad a nivel mundial.

Para eso, trabajará un equipo de profesionales altamente capacitados que vienen de diferentes disciplinas. Su director será el Dr. Máximo Zimerman, un Neurólogo experto en esta área que trabajó en rehabilitación neurológica en Alemania (adonde realizó el doctorado en neuroplasticidad) e INECO repatrió para liderar este grupo interdisciplinario en neurorehabilitación.

De qué trata el proyecto. La puesta en marcha de este polo de conocimiento e innovación se enmarca en el acuerdo celebrado entre Fundación INECO y CITES (Centro de Innovación Tecnológica, Empresarial y Social, incubadora tecnológica del Grupo Sancor Seguros) para promover el desarrollo, la creatividad y el emprendedurismo tecnológico con base neurocientífica.

El mismo demandará un año de obra y una inversión inicial de 80 millones de pesos en la más novedosa tecnología en materia de neurorehabilitación basada en terapias no farmacológicas como la robótica, la realidad virtual, el biofeedback y la estimulación cerebral no invasiva, entre otras.

El origen del proyecto y sus características potenciarán la tarea de consolidar aún más las alianzas estratégicas con los principales centros de investigación y universidades del mundo, algo que propiciará ser sede de encuentros científicos nacionales e internacionales, lo que dará a la educación y formación un espacio preponderante.

La atención en el Centro. Ubicado en el corazón de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el centro estará destinado al diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de todas las patologías cerebrales, tanto de adultos como de niños, lo que permitirá brindar asistencia a más de 15 mil pacientes por año. Mediante el uso de nuevas tecnologías y al poner a la investigación al servicio de la medicina, se abre la puerta a asombrosos desarrollos que promueven una mejor calidad de vida para aquellas personas que padecen enfermedades discapacitantes.

Con el apoyo de la Fundación INECO y Fundación Grupo Sancor Seguros, la educación y formación tendrán un espacio preponderante en este proyecto, que fortalecerá la tarea de potenciar las alianzas actuales con los principales centros de investigación y universidades del mundo, con la posibilidad de constituirse en sede de destacados encuentros científicos nacionales e internacionales. Para tal fin, sus instalaciones contarán también con un auditorio de 300 metros cuadrados con capacidad para 350 personas y un equipamiento tecnológico de última generación.