Ciencia sin complicaciones

El Informador

El neurólogo argentino, Facundo Manes, presenta en “Descubriendo el cerebro” una forma fácil de introducir a los más pequeños a la ciencia.
¿Cómo hacer que los niños se interesen en la ciencia sin aburrirse? ¿Cómo lograr que los adultos también se fascinen y logren explicarla a los más pequeños sin caer en la desesperación? Para el neurólogo argentino, Facundo Manes, la respuesta está en los libros y los juegos.

Entre las publicaciones más recientes de este neurocientífico y doctor en ciencias por la Universidad de Cambridge, está “Descubriendo el cerebro”, libro respaldado por editorial Paidós, en la que junto a la doctora en psicología, María Roca, se explica a través de experimentos y sencillas dinámicas que no es necesario ser un erudito para comprender las teorías y fórmulas más complejas.

“Hay avances espectaculares sobre el cerebro y la gente tiene que saberlo para mejorar su calidad de vida, también hay un aspecto humano en el libro, es una excusa interesante para hablar con tus hijos, les podemos enseñar algo que a ellos les interesa de forma muy ágil, a la vez que aprendemos los adultos”. Manes destaca que más allá de que los niños conozcan los antecedentes más emblemáticos de la ciencia, el adentrarlos desde pequeñas edades a este mundo despertará en ellos un interés mayúsculo para resolver los conflictos y panoramas futuros en la forma de interacción entre la sociedad, el cerebro y la ciencia.

“Tenemos un esquema mental en el que pensamos que no somos buenos para las matemáticas y eso te hace huir de ese aprendizaje, esos pensamientos rígidos o flexibles influyen en la forma en cómo aprendemos”.

Facundo Manes está empeñado en demostrar que sin importar la edad o condición escolar, la ciencia es una rama accesible, es por ello que “Descubriendo el cerebro” propone ejercicios, breves explicaciones, datos históricos y experimentos que se pueden hacer y comprobar en las mismas páginas del libro.

“Todo el mundo puede aprender, todo depende del interés y la motivación. Aunque en el libro hay información muy concreta y científica, hay dinámicas que atraen a los niños. Queremos que los niños no piensen que las matemáticas y la ciencia son difíciles, sabemos que con esfuerzo se puede aprender”.

Manes comparte que en países como Argentina, donde el libro ya tiene tiempo publicado, la reacción ha sido favorable. Señala que hasta la comunidad docente ha encontrado en “Descubriendo el cerebro” otra forma más amigable de llevar la ciencia a las aulas.

“Muchas veces los profesores en general no saben mucho de ciencia, no saben cómo explicarla. El libro es una forma de aprender, leer y comunicar la ciencia. Es difícil que con todo el bagaje de información que tenemos, los que sabemos de esto se nos complique explicarlo de una manera clara, esto ha sido un proceso de años”.