Qué es el trastorno límite de la personalidad

Revista VIVA
Al terminar la escuela, todos sus compañeros planean a qué universidad van a ir, pero ella no puede pensar en su futuro. Sufre ausencias, tiene problemas para relacionarse socialmente, siente vacío emocional, es impulsiva, se autolesiona y llega a querer suicidarse. Todas estas conductas llevan a Susanna Kaysen a aceptar su internación. Es una joven estadounidense que, en los ‘60, sufre un trastorno límite de la personalidad (TLP). Esta es la historia de la película Inocencia interrumpida (1999), protagonizada por Winona Ryder y Angelina Jolie. Además, es el relato autobiográfico de una de sus guionistas.

Las personas con TLP se caracterizan por tener una gran dificultad para reconocer y manejar las propias emociones. Es así que las viven de manera extrema y cambiante. Pueden sentirse deprimidas por unas horas o días, a menudo en respuesta a una situación estresante, y luego eufóricas por haber vivido un evento positivo. Asimismo, suelen tener reacciones intensas o inapropiadas de ira. En este sentido, otro rasgo de este trastorno tiene que ver con la falta de control de los impulsos, que se expresa a través de conductas riesgosas, como realizar gastos excesivos de dinero, tener atracones de comida, abusar de sustancias o, incluso, producirse lesiones e intentar suicidarse. Muchas veces, estas conductas aparecen como una necesidad de regular las emociones. También experimentan sentimientos crónicos de vacío. Son personas que sufren y es habitual que puedan provocar sufrimiento a su alrededor.

Quienes tienen TLP suelen presentar un miedo excesivo a ser abandonadas.

Bajo condiciones de estrés intenso, las personas con TLP pueden padecer transitoriamente sensaciones o sentimientos que no están basados en la realidad, incluyendo síntomas psicóticos, como alucinaciones o delirios, y síntomas disociativos, como olvidos injustificados, confusiones, problemas de identidad.

Todas esto hace que les sea difícil relacionarse con los demás. Quienes tienen TLP suelen presentar un miedo excesivo a ser abandonadas. Así, tienden a establecer relaciones intensas e inestables. También pueden cambiar los pensamientos sobre las otras personas. Esto refleja su forma de ver el mundo de manera extrema e inflexible.

El TLP es un trastorno en el que parecen interactuar la biología con los factores medioambientales de maneras diversas, generándose manifestaciones clínicas heterogéneas, por lo que suele ser considerado como un trastorno polimorfo: algunos pacientes son más impulsivos, otros más depresivos y otros más retraídos. En los últimos años, se publicaron datos mostrando que algunas partes del conjunto de estructuras cerebrales relacionadas con el procesamiento de las emociones serían más pequeñas en los pacientes con TLP. Y además, algunas de estas áreas tienden a estar hiperactivadas, como la amígdala, región clave en el procesamiento de emociones negativas. Sin embargo, aún no sabemos si esto constituiría la causa del trastorno o bien si serían consecuencias del trastorno en el cerebro.

Sí existen diferentes tratamientos que pueden ayudar a las personas con TLP. Se destacan las terapias centradas en la regulación emocional. Además, hay alternativas farmacológicas útiles para el manejo de algunos síntomas, como la inestabilidad anímica, la impulsividad o la depresión. La joven Kaysen quería ser escritora. Sus memorias inspiraron la película y seguramente ayudaron a muchos que padecen o tienen un ser querido con este trastorno límite de personalidad.