El cerebro de los niños: cuál es la edad propicia para el desarrollo intelectual

Infobae

Los sentidos, el pensamiento y las emociones son fundamentales para el crecimiento cognitivo de los menores. En diálogo con Infobae, especialistas resaltaron las edades claves para comprender y alcanzar el máximo potencial intelectual.
El cerebro humano es un enigma para muchos y la neurociencia constantemente se encuentra en avances y desarrollos científicos que cada vez más permiten comprender el funcionamiento y el porqué de muchas acciones que parecen ocasionales y que siempre una explicación neuronal.

Mucho se investigó y existen múltiples teorías para reforzar la mente durante la adultez, pero poco se hizo sobre el desarrollo neurológico de los niños. Para lograrlo, uno de los pasos fundamentales es comprender los procesos y edades óptimas para el desarrollo intelectual en edades tempranas.

Paula Tripicchio, coordinadora del departamento de psicoterapia Midfulness y educación de la Fundación INECO, explicó a Infobae que, el área del cerebro que comienza a desarrollarse desde los primeros meses de vida y que más tarda en finalizar su maduración (aproximadamente hasta los 25 años de edad) es la corteza prefrontal, la cual está ubicada en el lóbulo frontal del cerebro, y ésta tiene un rol fundamental en el proceso cognitivo.“Durante toda la etapa de la niñez y adolescencia es fundamental su estimulación a fin de promover un mejor desarrollo y maduración de lo que se denominan las funciones ejecutivas, funciones que se desarrollan en esta área del cerebro. Las funciones ejecutivas son muy importantes para el rendimiento tanto escolar como social, y se encargan de coordinar y organizar nuestra mente, nos ayuda decidir qué tenemos que hacer, a guiar nuestras acciones y poder autorregularnos para lograr una tarea determinada”, aseguró la especialista.

Dichas funciones pueden entrenarse desde la escuela, siempre y cuando el docente sea consciente a través de qué actividades o juegos son claves para su desarrollo. Por otro lado existen edades propicias para estas funciones ejecutivas ya que no se presentan en el desarrollo madurativo de manera lineal:

“Hay distintos picos de activación en su desarrollo, uno de ellos entre los 4 y 8 años, otro entre los 9 y 12 años y posteriormente, entre los 15 y 19 años. Se produce un intenso progreso durante la infancia, especialmente entre los 6 y 8 años, una desaceleración en su maduración a inicios de la adolescencia y se estima una culminación en su desarrollo entre los 20 y 25 años aproximadamente”, subrayó Tripicchio.
Facundo Manes, rector de la Universidad Favaloro y presidente de la fundación INECO junto a María Roca, coordinadora científica de la fundación, desarrollaron el libro “Descubriendo el cerebro”, que busca ayudar a los más chicos para lograr incorporar los procesos que se vinculan con el desarrollo intelectual neuronal.

El cerebro procesa la información a través de los sentidos, el pensamiento y las emociones. Tres ejes fundamentales que se desarrollan en el libro de Manes y Roca mediante juegos y experimentos recreativos que invitan a padres e hijos a comprender el proceso neuronal óptimo para su correcto desarrollo. Comprender cómo se percibe, se piensa y se siente, ayuda a entender como se expresan las emociones pero también permite visualizar como ciertos sesgos pueden afectar algunas decisiones tomadas.

“Los conocimientos científicos acerca del desarrollo cerebral y del valor de la experiencia en este desarrollo, es sumamente importante para padres y docentes. Entender los fenómenos biológicos del neurodesarrollo, permitiría encarar problemáticas fundamentales para el aprendizaje y la educación, desde una perspectiva científica”, aseguró a Infobae el neurocientífico Facundo Manes.
“El cerebro es fundamental para la mayoría de nuestras actividades cotidianas. Que los chicos conozcan este órgano fascinante les permitirá comprender cuestiones claves. Así, entender la importancia que tiene el contexto en la interpretación de las cosas, cómo pueden facilitarse los procesos de aprendizaje, cómo los prejuicios pueden afectar nuestras decisiones o qué cuestiones protegen su cerebro, es de fundamental importancia para proteger su capital mental”, finalizó la doctora en psicología Roca.