La demencia por cuerpo de Lewy

Revista VIVA

La historia de un dirigente decidido, implacable y astuto que cree poder llevarse todo por delante puede no llegar a sorprendernos. Sin embargo, la trama central de la serie de televisión Boss va más allá de la política, y de ahí su importancia: su protagonista, el alcalde Tom Kane, interpretado por el reconocido actor estadounidense Kesley Kramer, sufre una enfermedad que suele ser poco conocida. Se trata de la llamada “demencia por cuerpo de Lewy”, la segunda causa más frecuente de demencia, luego del Alzheimer.

La demencia por cuerpo de Lewy es una enfermedad neurodegenerativa. Al tratarse de un tipo de demencia, la función intelectual declina de manera progresiva de modo que no permite el desenvolvimiento laboral y social de las personas que la padecen.

Sus síntomas coinciden con los de otras enfermedades, particularmente, durante los primeros años de desarrollo. Además, a menudo, varían entre los pacientes y esto muchas veces dificulta el reconocimiento de la enfermedad. Sin embargo, hay rasgos que la caracterizan. Uno de ellos es la presencia de momentos de confusión en cualquier parte del día. Las personas que la padecen también sufren rigidez, temblor y lentitud en los movimientos, es decir, aparece un “parkinsonismo” que puede desarrollarse simultánea o posteriormente a los rasgos de la demencia. La irrupción frecuente de alucinaciones visuales detalladas y bien configuradas también se incluye entre sus síntomas. Cuando las personas con esta demencia duermen, experimentan sueños vívidos, pueden hablar, patear e incluso caerse. Estos trastornos del sueño pueden aparecer años antes de que comiencen a manifestarse los otros síntomas. Las caídas repetidas y la pérdida de la conciencia inexplicable, la dificultad para tragar y los ahogos, los trastornos urinarios y los cuadros de depresión y tristeza son otras características que pueden acompañar a los principales rasgos de este trastorno.

Como en otras enfermedades neurológicas, el diagnóstico temprano es clave para mejorar la calidad de vida de las personas con demencia por cuerpo de Lewy. Se realiza a partir de una entrevista exhaustiva, un examen físico y neurológico que abarca, entre otros aspectos, la evaluación de capacidades cognitivas como la memoria, el lenguaje, la atención y las funciones visuoespaciales. Esta evaluación puede complementarse con estudios de imágenes como la resonancia magnética del cerebro y la tomografía por emisión de positrones.

Su tratamiento farmacológico puede tener un efecto positivo sobre los trastornos cognitivos y psiquiátricos pero también es fundamental el tratamiento a través de la terapia ocupacional, la rehabilitación cognitiva, la fonoaudiología y terapias como la musicoterapia  y kinesiología. Resulta clave también que los familiares y cuidadores reciban asistencia y psicoeducación que les permitan sentirse contenidos y así poder brindar el apoyo necesario al ser querido que tiene esta enfermedad.

El cine, los programas de televisión y los personajes públicos pueden cumplir la fundamental tarea de contribuir al reconocimiento de ciertas condiciones y, en la medida de las posibilidades, a su tratamiento oportuno.  Así lo promueve a cámara el propio Kesley Kramer, actor de la serie televisiva, para  hacer correr la voz: “Si alguien que usted conoce está experimentando cambios en la memoria o en el razonamiento que afecta las actividades normales, más enlentecimiento del movimiento, alucinaciones o alteraciones del sueño, dígaselo a su doctor.” Y así concluye: “Hay buenas noticias. Muchos de los síntomas de la demencia por cuerpos de Lewy son tratables. El diagnóstico temprano y el tratamiento pueden mejorar en forma significativa la calidad de vida de las personas enfermas.”