El reconocimiento que hizo llorar a Facundo Manes en el Senado

Infobae

El neurocientífico alcanzó la emoción al recibir una prestigiosa distinción y brindó un discurso en donde explicó cuál es su clave para erradicar los problemas en Argentina.descarga-4En el Salón de los Pasos Perdidos en el Congreso de la Nación, Facundo Manes vivió una tarde única. De esas que guardará para siempre, que no borrará jamás. La presencia de sus familiares y amigos, sumada a la de decenas de políticos, periodistas y empresarios que fueron a homenajearlo, hizo emocionar al neurocientífico, que no tuvo ningún inconveniente en ocultar sus lágrimas ante tanta muestra de afecto y reconocimiento.

La gestión fue de Juan Carlos Marino, vicepresidente 1° del Senado, que le otorgó a Manes la distinción Domingo Faustino Sarmiento por sus constantes trabajos, investigaciones y descubrimientos en el área de la educación.

Federico Pinedo, Margarita Stolbizer, Ernesto Sanz, Julio Cobos, Daniel Salvador y Miguel Angel Pichetto son algunos de los políticos que aplaudieron al médico de principio a fin. La palabra de Marino dio comienzo al reconocimiento y luego, un video con la palabra de Gastón Manes -hermano del médico- y de sus amigos de Salto -su ciudad natal- le dieron lugar a la palabra del homenajeado, que se mostró con lágrimas al tomar el micrófono.descarga-5“Estoy muy orgulloso de recibir esta distinción. El nombre y los antecedentes de un premio siempre forman parte del valor agregado. Pero no lo tomo como un reconocimiento personal, sino el de tantos que me dieron el afecto y me ayudaron en el camino. Ejemplos de superación y amor al prójimo, de no tomar atajos. Mi familia, mis amigos, mis colegas, mis maestros. Es de todos ellos esta mención”, dijo Manes.

Además agregó: “Decidí volver hace 15 años a la Argentina porque sentí que era el momento de devolverme a mi país un poco de todo lo que me había brindado. Pude perfeccionarme en Estados Unidos e Inglaterra y tuve ofertas de los mejores laboratorios del mundo. Si algo he logrado es porque hubo una educación pública en Salto y acá en Buenos Aires que me lo permitieron. Soy producto de la educación pública”.descarga-6Para Manes, ese es el punto de inflexión: la educación. “No se trata de una frase políticamente correcta, se trata de una transformación profunda. Tiene que ver con la vida de la sociedad”, sostuvo el investigador. “Mis pasiones siguen las mismas: el estudio del cerebro humano y la Argentina. Nuestras vidas cotidianas tienen poco que ver con lo que se vivía hasta hace algunas décadas. Todo está cambiando en el mundo”, sostuvo.

“El futuro se acerca rápidamente. Mis hijos (Manuela, 11 y Pedro, 8) van a tener 7 u 8 trabajos en su vida. 6 ó 7 de ellos no fueron inventados, entonces no podemos prepararlos para esos trabajos. Tenemos que preparar sus cerebros para crear esos trabajos y adaptarlos”, aseguró Manes.
descarga-7Sobre el final, el neurocientífico expuso durante casi 40 minutos y destacó la importancia de enfocar los cañones en mejorar los niveles educativos para formar “cerebros de calidad” y entender que “los logros se consiguen en equipo”.