“Estamos frente a un desafío; los países que prosperan se basan en la capacidad de producir ideas”

El Liberal

En Santiago del Estero, el reconocido neurólogo presentó su libro “El cerebro argentino”. Sobre su contenido habló antes de su conferencia abierta en el Fórum.
715x402_lib040516-014pEl Dr. Facundo Manes, reconocido médico neurólogo y neurocientífico, concretó su segundo paso por la provincia, invitado por la Fundación Conciencia y Acción Ciudadana, que preside el CPN Atilio Chara.

En su visita a Santiago del Estero, el prestigioso profesional mantuvo un diálogo con EL LIBERAL, en el cual contó detalles que encierra su nueva obra literaria, que comparte autoría con Mateo Niro, que se titula El cerebro argentino. Antes de su presentación pública en el Fórum, Manes habló del contenido del libro, que fue presentado oficialmente, recientemente en la Feria Internacional del Libro.

“El cerebro argentino, es una interacción entre nosotros, los autores y el lector. Es una invitación al público a pensarnos colectivamente, con algunos datos de la ciencia. Básicamente lo que se plantea es que la cultura y la historia de las sociedades influyen en nuestro cerebro y en nuestra conducta, y que además funcionamos con esquemas mentales para sobrevivir. Nosotros no podemos racionalizar cada acto de nuestras vidas. Los seres humanos tenemos sesgos mentales; la cultura influye, la gente que nos rodea influye en crear estos esquemas en nuestra mente, porque vivimos en piloto automático la mayor parte de nuestra vida. Tomamos decisiones racionales pero muy pocas veces en el día; para tomar una decisión lógica y deliberada necesitamos esfuerzo mental, recursos cognitivos, y ellos no son ilimitados. Por eso invitamos al lector a analizar qué sesgos tenemos los argentinos e incluso a pensar si algunos de ellos no deberíamos cambiar, para tener, por ejemplo, política de estado”, explicó el profesional.

Argumento

“Creo que los argentinos estamos frente a un desafío, como casi tuvo la generación que hizo la educación pública, y sinceramente creo que estamos siendo parte de los desafíos que habrá tenido Sarmiento, y los que hicieron pública la educación. En ese momento Argentina tenía el 78 por ciento de analfabetos; la educación pública gratuita de calidad laica hizo una revolución. En 1947, décadas más tarde, Argentina tenía 12 por ciento de analfabetos. Tardó tiempo, pero eso fue el motor de que el país se convierta en un momento en el faro intelectual, económico y educativo de América Latina. Ahora siento que estamos en una situación similar porque hoy el mundo, nos guste o no, es una realidad y está globalizado, interconectado, y los países que prosperan y los que no, ya no basan su economía solamente en los recursos naturales, ni en la industria ni en el sector financiero, sino en las ideas, en la capacidad de producirlas”, sostuvo.

Asimismo se refirió a la realidad de la Argentina, en relación con su nueva obra literaria. “Tenemos gente muy creativa en nuestro país. A veces tenemos que pensar más en el largo plazo y en trabajar en equipo. Debemos pensar que somos una construcción colectiva, que por eso estamos aquí”, expresó.

¿Cuál es la situación argentina, hoy? Fue una de las preguntas que el mismo profesional se hizo durante la entrevista, para dar paso a una explicación sobre el funcionamiento del cerebro humano. “No es culpa de nadie, o es culpa de todos. Hoy un 30 por ciento de la sociedad argentina vive en la pobreza; la pobreza genera un esquema mental en el que la gente no puede salir de ella. O sea que aunque el Estado le dé comida y casa, si el contexto es de pobreza, esa persona no podrá pensar en largo plazo y salir de esa situación, porque ya es su sesgo. Así funciona el cerebro”, sostuvo Manes.

Y finalizó: “Lo que necesitamos es otro clima de época, otro paradigma que nos una a todos los argentinos; estamos divididos por el pasado y por el presente, porque tenemos visiones distintas. Tenemos que poner energías, sin olvidar el pasado y el presente, en el futuro y ahí estaremos la mayoría en acuerdo porque todos coincidiremos que necesitamos invertir en el cerebro, en educación de calidad, en infraestructura y en instituciones fuertes para que la Argentina sea nuevamente uno de los mejores países del mundo. Hoy el país está siempre en guardia, que también es importante, pero además tenemos que tener un proyecto de país. Tenemos que empezar a pensar en eso, y los argentinos no tenemos que inspirarnos en Finlandia, por ejemplo, sino en nosotros mismos. Aquí hubo paradigmas que cambiaron el país, como la democracia, que la ganó el pueblo. A eso debemos volver. Si el pueblo no pide una ‘Argentina del conocimiento’ no lo hará nadie, porque tiene que salir de la sociedad”.