“El cerebro también se tiene que desenchufar”

Clarín
Ver PDF

Lo dijo el científico Facundo Manes, quien aconsejó que los chicos no vivan conectados.
Chicos y grandes pasaron a estar más conectados a las pantallas de los celulares, las tabletas y las computadores que a la interacción cara a cara. Y ese cambio social y cultural podría tener su impacto en el cerebro. “También es necesario desconectarse”, aconsejó el neurocientífico Facundo Manes, en una conferencia organizada por el Banco Provincia, a la que asistieron más de 1.000 personas.
ManesCerebroClarin-001“Cuando los chicos tienden a aburrirse, siguen conectados a tabletas y otros dispositivos tecnológicos, pero desde las neurociencias ahora se sabe qué es útil que no hagan nada por momentos”, comentó durante una charla, que se realizó en el escenario del templo de la Comunidad Amijai, en el barrio porteño de Belgrano.
El énfasis en el descanso se debe a que permite que se active una red en reposo que opera en el cerebro (tanto de chicos como de grandes). Durante mucho tiempo se creyó que durante los estados de reposo, había sólo “ruido desorganizado” en la actividad cerebral. Pero hubo un descubrimiento que cambió todo. El doctor Bharat Biswal, del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey, comprobó la existencia de la dinámica cerebral, después de registrar la actividad neuronal de personas moviendo un dedo de la mano que luego no realizaban ninguna tarea específica. La “red de reposo” involucra áreas frontales y parietales, que se activa cuando la persona descansa. Durante la charla, en la que Manes fue entrevistado por Silvina Chediek, habló de la supuesta competencia entre los seres humanos y las máquinas. “Las computadoras fueron creadas por el cerebro humano. En algunos aspectos, las computadoras pueden ser imbatibles, como en el almacenamiento de datos. Pero las máquinas nunca superarán a los humanos, ya no pueden adaptarse a los contextos cambiantes. Esa adaptación a los contextos es lo que nos hace humanos. A pesar de que algunos investigadores intentan desarrollar máquinas sensibles, los seres humanos tenemos una capacidad de empatía, que nos permite pensar y sentir que está viviendo el otro”. Al final del encuentro, Manes, que el director del Instituto INECO y rector de la Universidad Favaloro, fue distinguido por Gustavo Marangoni, presidente del Banco Provincia, que organizó la charla.