“Como exigimos democracia en los 80, debemos ahora exigir conocimiento”

Junín24

Facundo Manes desarrolló una conferencia en la UNNOBA titulada “El valor del conocimiento” de la que se calcula que participaron alrededor de 700 personas, entre el público ubicado en las sillas, el que estaba de pie en el Salón de la Democracia Argentina y el que escuchó a través de los parlantes y pantallas que había en el predio Mr. York.

Facundo Manes Junin24

Facundo Manes desarrolló una conferencia en la UNNOBA titulada “El valor del conocimiento” de la que se calcula que participaron alrededor de 700 personas, entre el público ubicado en las sillas, el que estaba de pie en el Salón de la Democracia Argentina y el que escuchó a través de los parlantes y pantallas que había en el predio Mr. York.
El evento fue organizado por la Secretaría de Cultura de la UNNOBA. La Universidad le otorgó a Manes el grado académico de “Visitante ilustre”.
“Esta conferencia tiene por objetivo aportar a la discusión y al análisis de un tema tan novedoso como es el estudio del cerebro humano. Además pretendemos que esta disertación sea un instrumento para la difusión de la cultura y del conocimiento”, dijo la vicerrectora Danya Tavela al presentar al neurocientífico. Luego de referirirse a la impacto de las neurociencias en en distintos campos del conocimiento, la vicerrectora coincidió con Manes en la importancia de la educación en la sociedad actual: “La educación es la única herramienta que tenemos para superar las desigualdades”, planteó la vicerrectora.
En la disertación Facundo Manes se refirió al cerebro como el “principal capital de un país”, más que sus recursos naturales, económicos y financieros.
Este cerebro es, según Manes, el resultado de millones de años de evolución que debe ser estudiado no aisladamente, sino como un órgano social. “Lo que nos caracteriza como humanos es que somos seres sociales. Está comprobado que las personas que viven aisladas mueren antes”, planteó.
Desterró la idea difundida de que los humanos seamos definidos por nuestra racionalidad, ya que “las emociones modulan las decisiones”. “A veces somos racionales pero la mayoría actuamos en automático”, agregó también haciendo alusión al plano inconciente que gobierna las conductas humanas.
Definió a la educación como “dos cerebros en contacto” y destacó la importancia de la interacción en el aprendizaje. “Por eso el e-learning debe ser una estrategia complementaria”, opinó. Además se refirió al aporte de las neurociencias en la política, la educación y distintos campos del conocimiento.
También consideró que las neurociencias respondieron a muchas preguntas sobre el cerebro humano pero “aun no existe una teoría general del cerebro y de cómo las neuronas y los circuitos neuronales dan lugar a una percepción íntima y singular”.
Durante la hora y media que duró la conferencia, Manes se refirió a diversos temas: cómo surgen las ideas creativas en el cerebro, qué es la inteligencia, la importancia de la cooperación en la supervivencia humana, la memoria, las características de los líderes y su impacto en el cerebro.
También se refirió al problema de la pobreza: “Para desarrollarse Argentina necesita cuidar el cerebro de los argentinos. La pobreza produce un impuesto cognitivo, genera una hipoteca al futuro. Es un problema que no solo pasa por la desnutrición, sino porque la pobreza atrapa a las personas en un círculo del cual no pueden salir: las personas pobres están pensando en el día a día, no pueden enfocar su cerebro a largo plazo. El cerebro, además de nutrirse, tiene que tener estímulo afectivo y cognitivo. Eso es responsabilidad de todos”.
“Un chico que tiene hambre en el conurbano tiene que ser mi hijo. Un abuelo que no tiene plata para los medicamentos en Tucumán tiene que ser mi padre. Y un hombre que no tiene trabajo en Comodoro Rivadavia tiene que ser mi hermano. Eso es un país. No una tierra con un montón de gente adentro con el ‘salvese quien pueda’”, expresó.
En esa línea, se refirió a la importancia del conocimiento en la sociedad actual y a la educación: “Como exigimos democracia en los 80, debemos ahora exigirle conocimiento a nuestros dirigentes”.
Finalmente, Manes cerró la conferencia exhortando al público a luchar por una sociedad mejor: “Debemos pensar más allá de nuestra vida biológica. No vamos a ver la Argentina que soñamos, nos vamos a morir todos antes. Probablemente ni nuestros hijos puedan verlo. Pero no es importante ver la Argentina que soñamos, eso sería narcisismo. Lo importante es luchar por la Argentina que soñamos”.