“La pobreza genera cerebros desnutridos”

La Nueva
Por Sergio Prieta

El neurólogo opinó que ese flagelo y la mala calidad de la educación son los mayores problemas de la Argentina. En 2013 diagnosticó y dirigió al equipo que operó a Cristina Kirchner.

doctor que opero a la presidenta

“Tengo dos pasiones: el cerebro humano y el futuro de la Argentina”, dijo ayer el neurólogo y neurocientífico Facundo Manes, quien participó de un Congreso Multidisciplinario de Cardiología en el Bahía Blanca Plaza Shopping.
Reconocido por diagnosticar y dirigir al equipo de especialistas que en octubre de 2013 operó de un hematoma subdural derecho a la presidenta Cristina Kirchner, Manes habló con “La Nueva.” de política y los problemas que enfrenta el país.
“Quiero que la Argentina vuelva a ser una potencia mundial y, para ello, debemos trabajar en solucionar dos problemas: la pobreza, que genera cerebros desnutridos y es un impuesto cognitivo, y la mala calidad educativa”, manifestó.
Manes sostuvo que “en la actualidad hay argentinos que no tienen los recursos mentales para vivir en un mundo desarrollado por los problemas de nutrición que sufrieron, a pesar de que el país produce alimentos para 400 millones de personas pero no puede darles de comer a 40 millones. De seguir así, en los próximos años no podremos competir económicamente con Chile ni Colombia ni Brasil, que en los últimos años empezaron a transitar hacia el paradigma del mundo del conocimiento”.
Según opinó, el mundo actual se divide en dos. Los países que se desarrollan y entran al mundo del conocimiento y los que sufren el atraso por sus instituciones débiles, que además creen que la riqueza solo es posible con recursos naturales.
“Obvio que la industria y los recursos naturales son importantes, pero para citar un ejemplo: Nigeria tiene más recursos que Japón y, sin embargo, el desarrollo es dispar. Lo importante es tener la capacidad para innovar, para crear nuevas patentes, para inventar”, dijo.
También consideró que, si bien durante la década kirchnerista se creó el Ministerio de Ciencia y Tecnología, el desafío a futuro es “atravesar” todos los espacios y dependencias del Estado incorporando a los científicos en las diferentes áreas.
Manes, quien se define como un hombre de “corazón radical”, reconoció que en los últimos meses recibió ofertas de todos los partidos políticos para integrar listas.
“No me interesa estar en un espacio para tener una candidatura o para que determinado partido ubique más diputados. Lo mío es trabajar a largo plazo y, si en algún momento percibo que mi participación ayudaría a mejorar en ese sentido, posiblemente me sume”, comentó.
Luego agregó: “En el país no se han hecho estudios que nos permitan saber si el argentino del futuro será más o menos inteligente que el actual. La tendencia mundial es que las generaciones que vienen superan a la anterior”.
Sin embargo, consideró que para que esa premisa se cumpla será necesario garantizar la alimentación de los más chicos y, por sobre todas las cosas, “instalar estos temas en la agenda de los políticos”.