Neurocientífico argentino

Revista Único
Ver PDF
Por Carolina Piffaretti

“El cerebro humano es la estructura más compleja del universo. Tanto que se propone el desafío de entenderse a sí mismo. El cerebro dicta toda nuestra actividad mental -desde procesos inconscientes, como respirar, hasta los pensamientos filosóficos más elaborados- y contiene más neuronas que las estrellas existentes en la galaxia”. Así comienza el libro “Usar el cerebro”, de Facundo Manes, y él, como neurocientífico, intenta entenderlo. Porque conocer el cerebro, además, permite comprender el órgano que nos hace humanos, cuidarlo y así vivir mejor.

facundo12revistaunico

Facundo Manes es un neurólogo argentino reconocido mundialmente que logró que en el país del psicoanálisis, las neurociencias estén “en boca de todos”: escribió un libro que lleva agotadas 15 ediciones, llenó teatros y salas de todo el país (inclusive en la ciudad de Mendoza), cuenta con cientos de miles de seguidores en redes sociales, escribe notas en diversos medios de comunicación masivos nacionales e hizo programas de televisión con impactante rating.  Y no sólo eso, también publicó más de 170 contribuciones científicas originales en las revistas de neurociencia, neurología y psiquiatría más prestigiosas del mundo, se doctoró en la Universidad de Cambridge y es rector de la Universidad Favaloro.
Pero para conocer a una personalidad que a los 46 años logró tanto, conviene empezar por el principio.

¿Cómo fueron tus comienzos? ¿Dónde se despertó tu pasión por la medicina?
Nací en 1969 en el partido de Quilmes, en el conurbano bonaerense. Cuando era muy chico, nos mudamos con mi familia a Arroyo Dulce, un pequeño pueblo de campo de la provincia de Buenos Aires, donde tuve mi primer contacto con la medicina, ya que en la misma casa mi padre ejercía como médico rural. Mi infancia y adolescencia transcurrió en Salto (también en la provincia de Buenos Aires).
Cuando terminé el secundario, me mudé a la Ciudad para estudiar Medicina en la Universidad de Buenos Aires. Luego de graduarme, viajé al exterior para perfeccionar mi formación en diversos institutos y laboratorios de Estados Unidos e Inglaterra.

¿Qué te llevó a volver al país?
En 2001, en un tiempo en el que muchos argentinos emigraban en medio de las turbulencias sociales y políticas, decidí regresar al país. Esa decisión estuvo marcada por el deseo de introducir y desarrollar aquí las neurociencias cognitivas y para comprometerme con las necesidades y desafíos de mi comunidad. En 2005, recordé las palabras de mi tutor en Cambridge, quien me enseñó que sólo se necesitan cuatro paredes y grandes científicos adentro para generar conocimiento de primer nivel. Así nació el Instituto de Neurociencias Cognitivas (INECO), el cual hoy es líder en publicaciones originales en su área en América Latina.
Además, continué el deseo de René Favaloro de ligar los estudios de cerebro y corazón a través de la creación del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, que brinda atención de calidad en neurología y psiquiatría a muchísimas personas.

¿Cuáles crees que han sido tus aportes más importantes en el campo de la medicina?
Quizás, uno de las más representativos fue identificar las áreas prefrontales relacionadas con el proceso de toma de decisiones en humanos, los mecanismos neurales de la agresión (junto con el Dr. Calder) y el rol de la ínsula en los procesos cognitivos y emocionales.

¿Cómo me explicarías lo que son las neurociencias?
Las neurociencias son una rama de la ciencia que estudia la organización y el funcionamiento del sistema nervioso y cómo los diferentes elementos del cerebro interactúan y dan origen a la conducta de los seres humanos. En estas décadas hemos aprendido más sobre el funcionamiento del cerebro que en toda la historia de la humanidad. Este abordaje científico es multidisciplinario y tiene impacto sobre las diversas esferas humanas como la educación, la política, la economía, etc. Asimismo, la relevancia de estos estudios está dada porque permiten abordar las patologías mentales (por ejemplo, la depresión es la principal causa de discapacidad entre personas de entre 35 y 50 años o el Alzheimer que hoy está considerado como una epidemia). Como está visto, una de las pasiones de Facundo Manes es el estudio del cerebro humano. La otra, (además de su familia, es casado y padre de dos hijos- y sus amigos), es la Argentina. Así, en cada charla, en cada entrevista, en cada columna de opinión, sostiene que la riqueza de un país se mide por el valor del capital humano, la educación, la ciencia y la tecnología, y que allí está la base del desarrollo social. Y así es.