La importancia de mantener el cerebro en forma

Cromo (Uruguay)

Por Ana Pais

El neurólogo argentino Facundo Manes presentó en Montevideo su libro “Usar el cerebro” y dio algunas claves sobre cómo conservar una mente sana haciéndola “transpirar”.

Facundo Manes es una de esas personas que cautivan y convencen al instante. No en vano, el argentino es uno de los neurólogos y neurocientíficos más reconocidos de la región, un especialista en el funcionamiento del cerebro que alcanzó su máxima fama al tratar a Cristina Fernández el año pasado. La presidente de Argentina había sufrido un hematoma craneal y Manes estuvo encargado de liderar el equipo de profesionales encargados de atenderla. El procedimiento fue un éxito.
Pero, además de ser un profesional destacado, Manes es un reconocido comunicador. Recientemente publicó el libro Usar el cerebro: conocer nuestra mente para vivir mejor(Planeta),  junto al literato Mateo Niro, que fue presentado el viernes pasado en Montevideo, en un evento organizado por Medicina Personalizada. Allí, el investigador con un máster en ciencias de la Universidad de Cambridge habló sobre cómo “desde respirar hasta resolver los problemas filosóficos más complejos, todo lo hacemos con el cerebro”.
“Al cerebro le hacen bien tres cosas específicamente”, contó Manes en entrevista con Cromo. El primero es el ejercicio físico, no importa si es caminar o jugar al fútbol. Según el neurólogo, el deporte “genera nuevas conexiones cerebrales”, es “un buen ansiolítico (y barato)” y “un buen antidepresivo”. En segundo lugar, mencionó una vida social activa: “La gente aislada socialmente se muere antes, toma más medicación, la pasa peor”. Por último, “al cerebro le hace bien el desafío intelectual, estar permanentemente activo. Nunca hay que jubilarse intelectualmente”.

Guía práctica de y para el cerebro

El libro es una guía de todo lo que a un no especialista le puede interesar saber sobre el cerebro, desde curiosidades como la diferencia entre zurdos y diestros hasta cuestiones sentimentales como el olvido (sano y patológico), el amor, miedo y creatividad, o comportamentales, como las adicciones y el estrés, o enfermedades, por ejemplo, la bipolaridad y el alzhéimer. Así Usar el cerebro transcurre entre recopilaciones de investigaciones científicas recientes, citas de autores famosos y anécdotas cotidianas que servirán para bajar los conceptos que ya de por sí son muy accesibles.
De todos modos, lo más atractivo para el lector serán las recomendaciones prácticas de cómo cuidar el cerebro. Es que una vez que uno comprende lo indispensable y sensible que es, resulta clave saber de qué forma protegerlo del deterioro. Por ejemplo, el libro enumera una serie de ejercicios para mantener la mente en forma como “mirar una película y explicar la trama con sumo detalle a alguien que no la haya visto” y “lavarse los dientes con la mano no dominante”.
Para Manes, quien también es creador del Instituto de Neurología Cognitiva y el Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, la clave está en “hacer transpirar” al cerebro. En el libro, se detalla: “Aunque muchos factores de riesgo, como la predisposición genética, están fuera de control, existe evidencia, desde diversos estudios, de que contaríamos con varias estrategias que pueden ayudar a reducir el riesgo de deterioro cognitivo. Por todo esto, mantener el cerebro en forma es una buena medida de enfrentar al tiempo que, como se sabe, no para”.