Facundo Manes presentó el Instituto de Neurociencias y Derecho de la Fundación INECO

Infobae

Por Soledad Blardone

Destacadas figuras del derecho, las neurociencias y la medicina se dieron cita en el acto inaugural de INEDE. Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, participó de la apertura y resaltó la importancia de su creación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De la mano de su presidente, el doctor Facundo Manes, la Fundación INECO presentó el Instituto de Neurociencias y Derecho (INEDE). La inauguración también estuvo a cargo de Ricardo Lorenzetti, presidente de laCorte Suprema de Justicia de la Nación y del doctor Daniel Pastor, titular de Cátedra de Derecho Penal y Procesal Penal de la UBA.
INEDE es una iniciativa de colaboración interdisciplinaria dedicada a promover resultados científicos, que ayuden a las instituciones públicas a brindar un servicio legal más justo y eficiente. Así, sobre la base de una evidencia empírica controlada por el sistema conceptual de valores jurídicos, este nuevo instituto se propone generar el conocimiento neurojurídico necesario para que personas y sociedades puedan vivir mejor.
Será el primer centro de investigación que tendrá el objetivo de establecer un diálogo entre las ciencias jurídicas y las neurociencias. Los resultados de dicha interacción buscarán mejorar, desde el punto de vista individual, la calidad de vida de las personas y, desde la perspectiva social, la calidad de las instituciones jurídicas.
“Estoy aquí, no como presidente de la Corte sino como profesor de derecho y, además, investigador. Los que tenemos responsabilidades y cumplimos funciones públicas siempre tenemos que tener presente que esto es algo transitorio en la vida, y que nunca hay que desprenderse del contacto con lo cotidiano y mantener una realidad en la perspectiva. En ese sentido, hace ya mucho tiempo que venimos intercambiando mails con Manes sobre temas científicos. Este es el origen de mi presencia aquí”, explicó Lorenzetti durante el acto de apertura.
“Cuando el doctor Manes tuvo ésta idea, parelamente vi que la Universidad de Buenos Aires estaba también con una semejante, de crear un centro de estudios interdisciplinarios. Me parece que son proyectos que hay que apoyar y por eso estoy aquí, respaldando un proyecto que es interdisciplinario: juntar a las ciencias es la manera de aprender y de innovar”, destacó el presidente de la Corte.
“Hace muy poco estaba con el Premio Nobel de Economía -a quien justamente se lo dieron por la innovación- y él decía que la innovación es poner en relación cosas diferentes, lo cual no es un invento de la economía. Es algo que los artistas en el siglo XIX ya decían: básicamente los surrealistas, cuando ponían en contraposición aspectos tan diferentes como un violín y una máquina de coser. Poner en comparación lo diferente es lo que obliga a la mente a crear, a innovar. Entonces, poner en relación el derecho con el cerebro es aprender a innovar, y ésto hay que hacerlo interdisciplinariamente”, dijo Lorenzetti.
Este nuevo instituto procurará canalizar una reflexión conjunta y consensuada entre juristas y neurocientíficos, para analizar de modo sistemático y crítico en qué ámbitos y en qué medida los estudios sobre el funcionamiento de los procesos mentales pueden ser utilizados válida y eficazmente, para producir innovaciones en el sistema legal.
Luego de la presentación de INEDE, Manes dialogó con Infobae. “Hay una explosión del conocimiento en las neurociencias, y éste debe estar revisado y ser serio. La conducta humana claramente influye en la ley, y la interacción entre las neurociencias y el derecho es cada vez más profunda. Creo que este instituto multidisciplinario -entre neurocientíficos, neurólogos, psiquiatras, neuropsicólogos y abogados- va a generar en la Argentina un espacio de investigación y de docencia, pero también servirá para monitorear y revisar los datos científicos nuevos y cómo éstos pueden incidir en la justicia”, sostuvo.
“La neurociencia moderna tiene y tendrá un gran impacto en la ley. Fundamentalmente en la responsabilidad criminal, la justicia juvenil, la toma de decisiones en el envejecimiento, el significado de la actividad cerebral en pacientes con trastornos de conciencia y, además, por las nuevas investigaciones sobre la memoria y el engaño”, contó Manes. “La neurociencia está transformando nuestra capacidad de comprendernos, a nosotros mismos y a los demás. Las nuevas preguntas que surgen a medida que la ciencia, el derecho y las políticas públicas se cruzan, tendrán una enorme importancia y el potencial de afectar a miles de personas”.
Pero, ¿por qué es importante para un abogado o para un juez entender cómo funciona el cerebro? “La investigación en neurología, psiquiatría, neuroimagen, psicología y la neurociencia cognitiva están aumentando rápidamente nuestra comprensión de las relaciones causa-efecto entre el funcionamiento del cerebro y el comportamiento. Es importante que los jueces y abogados conozcan estos avances”, indicó Manes.
El presidente de la Fundación INECO (Instituto de Neurología Cognitiva) aseguró que las siguientes preguntas son importantes en la práctica del derecho y que la neurociencia moderna es una herramienta necesaria para intentar responderlas. ¿Pueden las imágenes cerebrales distinguir la verdad de la mentira?, ¿Qué significa la activación cerebral en un paciente con estado vegetativo?, ¿Los testigos recuerdan exactamente lo que pasó?, ¿Se puede predecir quién va a llegar a ser violento y determinar cómo prevenirlo?, ¿Se puedecomprender la impulsividad, la adicción y el cerebro de los adolescentes?, ¿Se puede mejorar la política de justicia de los menores mediante el uso de las neurociencias para adaptar las intervenciones de alto impacto?.
Finalmente, INEDE también podrá apoyar la actividad legal con pruebas periciales, por ejemplo, con el aporte de imágenes MRI. “Justamente nuestro instituto se ocupará de estas cuestiones, entre otras, monitoreando los descubrimientos relevantes del cerebro; la promoción de la neurociencia seria, responsable, ética y científicamente sólida; y desalentando y denunciando el consumo prematuro o inadecuado de los resultados científicos”, finalizó Manes.