Se abrieron nuevas líneas de investigación

Clarín

El comité Nobel premió a científicos que contribuyeron a dilucidar sistemas de navegación y memoria del cerebro.

John O’Keefe en 1971 descubrió las “células de lugar” en una región del cerebro llamada hipocampo, un area cerebral que recibe su nombre por tener forma de caballito de mar.Estas células se activaban alternativamente cuando una rata estaba en uno u otro punto de un habitáculo y se encargaban de hacer un “mapa de ese habitáculo”. En 2005, May-Britt y Edvard Moser descubrieron las “células de red” en una región del cerebro conocida como la corteza entorrinal medial. Estas células generaban un sistema coordinado y permitían en forma precisa situarse en el espacio ayudando al cerebro a juzgar las distancias y navegar. Estas neuronas determinaban la posición y ayudaban a encontrar un camino determinado. Las células de red y las células de lugar ofrecen un sistema de posicionamiento integral, un GPS interno del cerebro que ayuda a navegar, recordar el pasado e imaginar el futuro. Estas investigaciones proporcionaron información clave sobre cómo la ubicación espacial y la memoria espacial se calculan en el cerebro. Estos avances además podrían ayudar a explicar por qué los pacientes con la enfermedad de Alzheimer, en la que hay afectación temprana del hipocampo y la corteza entorrinal, tienen problemas para orientarse o perderse en lugares familiares. Por otra parte, podrían influenciar el desarrollo de herramientas para el diagnóstico temprano de esta condición. El comité Nobel interpretó que esto es importante además porque evidencia cómo un grupo de neuronas especializadas realizan tareas cognitivas complejas generando una puerta para intentar comprender mejor otros procesos cognitivos, como el pensamiento, la planificación y la memoria.