“Crecí con Mafalda”

Ver PDF

Mafalda

Un amigo me dijo: “¡Qué suerte que somos contemporáneos de Messi!”. Es cierto. Si uno hubiese nacido cien años antes, se lo habría perdido. Una de las cosas más importantes por las que me siento afortunado es haber crecido con Mafalda. Como las grandes obras de arte, tiene la capacidad de acompañarnos y transformarnos según pasan los años: cuando era chico, disfrutaba de los diálogos y las peleas entre Susanita y Felipe. Ya más grande, me fue interesando ese costado social e irreverente de Mafalda, esa reflexión filosófica de la historieta en sí misma. Ahora que soy padre, disfruto de las nuevas bocas que se ríen con ella: la de mis hijos, que reinauguran el círculo. Ellos también se sienten afortunados de ser contemporáneos de Mafalda…¡Como si fuese toda de ellos!