“Arte y Cerebro”, propuesta inclusiva

Diario La Nación

En los museos porteños, un programa alienta visitas diseñadas especialmente para adultos mayores con Alzheimer y otras enfermedades mentales.

Todos sabemos cuán enriquecedoras son siempre las visitas a los museos o los centros culturales, no sólo para gozar, por ejemplo, de las obras de arte allí expuestas o para conocer sobre la historia de un país o sobre ciencias naturales, sino porque son salidas para compartir también con familiares, amigos o compañeros de colegio. Hoy, en la Argentina, esa experiencia tan importante se extiende, con técnicas de estimulación cognitiva específicas, a los pacientes con Alzheimer.
Esta propuesta, que ya se desarrolla en otros museos del mundo, fue presentada con el nombre de “Arte y Cerebro”, hace unos días, conjuntamente por el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, y el presidente del Instituto de Neurología Cognitica (Ineco), Facundo Manes, y es un programa de actividades que consiste en la realización de visitas guiadas a los museos de la Ciudad para adultos mayores que padezcan enfermedad de Alzheimer. Las visitas estarán diseñadas especialmente para ellos, para lo cual los guías recibirán una capacitación especial para trabajar con adultos mayores y con los problemas de conocimiento, en una experiencia que puede además trasladarse a otras instituciones culturales porteñas, según sostuvo el ministro.
Además de buscar crear así un espacio cultural de estimulación especial, del que van a participar también los familiares y cuidadores, otro de los objetivos de la iniciativa es poder planificar, desde la citada fundación, acciones de investigación necesarias para evaluar el impacto de este proyecto en la población a la cual está destinado.
Desde la experiencia científica, se comprueba cada vez más la mayor evidencia del rol que tienen las actividades sociales en la prevención y tratamiento de enfermedades neurovegetativas; en el caso específico de los pacientes con Alzheimer se busca que, a través de distintas experiencias culturales (talleres, visitas a museos y otros espacios de exposición) se conecten con su historia personal, con la memoria emotiva que implica lo vivido junto a su familia y puedan abandonar el progresivo encierro en el que se refugian cuando no logran seguir interactuando como antes con el mundo que los rodea. El arte se transforma así en una exploración del pasado y el presente, y fomenta el intercambio social, no sólo del paciente sino también de sus familiares, lo cual redunda en favor de todos.
Para empezar, el programa “Arte y Cerebro” se desarrollará de manera progresiva, una vez por mes en cada uno de los museos Sívori (septiembre), Larreta (octubre), Del Humor (noviembre) y Mamba (diciembre); la duración de la actividad es de una hora, sin cupo limitado salvo la capacidad del lugar y del personal habilitado, y con inscripción previa.
Es enormemente alentadora esta nueva iniciativa porque se brinda a un grupo vulnerable de nuestra sociedad que abarca a los pacientes y también a sus respectivas familias, pero que simultáneamente se extiende al resto de la comunidad para favorecer una percepción distinta e inclusiva de enfermedades como el Alzheimer, a partir de la cultura concebida como un patrimonio social..