Cómo reducir el riesgo de sufrir un ACV en tiempos de crisis y stress

Punto Biz

La muerte de Gustavo Cerati, que años atrás había padecido esta afección, se suma a los casos de reconocidos empresarios regionales fallecidos por el mismo motivo. Qué se puede hacer para prevenirse.

Ayer se conoció la noticia de la muerte del reconocido músico Gustavo Cerati, que había estado varios años internado tras sufrir un ACV. La misma afección la han padecido reconocidos empresarios locales y nacionales, en muchos casos ocasionadas por el estrés, la sobreexigencia y el sobrepeso.
Los avances en la neurociencia hoy permiten tomar ciertas precauciones para reducir el riesgo de padecer uno de estos ataques. El neurocientífico argentino, Facundo Manes (autor del bestseller “Usar el cerebro. Conocer nuestra mente para vivir mejor”), es uno de los más reconocidos a nivel mundial en la materia, y llegó a Rosario para disertar en Terrazas del Paraná sobre “Bases para la cooperación” en una actividad que colmó la capacidad de sala en pocas horas y que fue organizada por Telefónica, quienes a su vez habilitaron un sitio web para que la conferencia pueda ser seguida de manera online, y que se puede visitar haciendo. Hizo un anticipo de su conferencia en Base de Datos, el programa de economía de radio Meridiano.
“Al cerebro hay que hacerlo transpirar”, dijo alguna vez. Esto sería que capacitarse y ahondar en lo que ya sabemos está bien, pero además exigirle un desafío intelectual que lo mantenga activo, sumarle ademas pensamientos positivos y emociones estables. “Esto genera una reserva cognitiva que, ante un ACV o Alzheimer protegería más su cerebro que si no hubieran tenido una vida intelectual activa”, explicó.

Los casos de ACV están siendo muy recurrentes y ahora parece que el tema se ha instalado socialmente. ¿Por qué se dan tantos? ¿Nos estamos sobreexigiendo?
Bueno, hay diferentes casos de riesgo, malformaciones o aneurismas que predisponen a esta condición, pero sin dudas los factores de riesgo, sumados a una vida estresada, con sobrepeso, con colesterol, pueden aumentar la disidencia de esta condición. Como uno puede ver, estos casos se dan en toda edad, y por eso el rol de los científicos y de los médicos es la prevención.

En la práctica cotidiana, ¿hay cierta adopción de esos planteos y nuevas costumbres en la gente?
Esto lleva tiempo, no es de un día para el otro, pero es el único camino. Hay que transmitir a la sociedad conceptos y de una manera que sea atractiva, pero es nuestra misión. Yo dirijo la Fundación Favaloro y la Fundación Ineco. Una de las misiones es educar a la sociedad sobre el funcionamiento del cerebro, pero también sobre la prevención de los trastornos neurológicos, y sobre trastornos psíquicos. Educar siempre es bueno y mejora la cilidad de vida no sólo de los pacientes, sino de la sociedad en general.

Se agotaron rápido las entradas para su presentación, lo que muestra que hay mucho interés de la gente sobre cómo funciona el cerebro y los avances en la materia. ¿Sabemos hoy mas que años anteriores?
En las últimas décadas hemos aprendido más de funciones del cerebro que en toda la historia de la humanidad, y esto se debe a tres cuestiones: hay muchos cientificos en todo el mundo estudiando el tema, hay tecnologías nuevas como la genética y las neuroimágenes, y también hay más apoyo de los gobiernos. Por estos factores la neurociencia es la nueva frontera de conocimiento.

Hay muchas terapias médicas que vienen aportando para una mejor calida de vida. Lo que se ha desarrollado ¿permite garantizar un mejor funcionamiento en un hombre que ahora vive más que antes?
Conociendo las cosas, uno las usa mejor y aprovecha su potencialidad, y lo mismo pasa con el cerebro:…