Reguladores de comportamientos

Diario Clarín

Desde ya que este tema es complejo y requiere aún mucha investigación por delante. Pero hay evidencia convergente que pareciera demostrar que la dopamina efectivamente regula la unión entre personas, seguramente porque este químico es esencial para el sistema de recompensa del cerebro. Cuando la dopamina se libera en ciertas áreas específicas del cerebro, el sistema de recompensa se activa, lo cual refuerza los escenarios que generaron dicha liberación en un principio. Pareciera ser, sin embargo que para que esos efectos de la dopamina en el cerebro se mantengan a largo plazo, debe haber altos niveles de oxitocina. Lo que debemos entender de estos estudios es que el cerebro funciona como una compleja red, y que es difícil pensar que encontraremos una única estructura o un único químico en el sistema nervioso que explique un comportamiento tan complejo como el que involucra el amor. Es probable que la interacción de distintas sustancias neurales como la dopamina y la oxitocina, y su efecto en distintas regiones del cerebro conectadas en red, regule los comportamientos asociados al amor.