El cerebro sigue siendo un enigma

Diario Clarín

En el uso diario, “memoria”, “atención”, e “inteligencia” no están bien definidos, por lo que es difícil que la ciencia los pueda medir. Lo que se puede hacer, basada en datos y teoría, es reemplazar estos conceptos por otros bien definidos y que pueden ser medidos. En psicología experimental, la “inteligencia general” deriva de resultados experimentales que muestran que las mismas personas rinden bien en diferentes pruebas de laboratorio y en logros en la vida cotidiana. Las pruebas de inteligencia miden esta tendencia a rendir bien en un amplio espectro de tareas. Una hipótesis es que algún proceso es importante para organizar soluciones a los desafíos de la vida cotidiana, y que las pruebas de inteligencia miden esa eficiencia en el cerebro. No hay dudas de que estas pruebas miden algo importante, y algo que corresponde a una propiedad real del cerebro. Pero es sólo una propiedad. La gente varía en cosas como inteligencia emocional, habilidades particulares, experiencia, el humor, la creatividad, la sensibilidad, la intuición, que son diferentes de la “inteligencia general”, pero también importantes.