Educar al cerebro

Infobae
Ámbitos creativos. Cuando estamos durmiendo, cuando estamos bañándonos o cuando estamos en el colectivo medio dormidos también puede aparecer un pensamiento creativo.
En esta serie de formatos audiovisuales exclusivos de Infobae, el neurólogo, neurocientífico y fundador de INECO Facundo Manes ​revisa temas actuales y cotidianos que atraviesan a los argentinos y a las sociedades del mundo en general. Manes hace su aporte desde las neurociencias, y también colabora de manera potente e incisiva a pensar en la Argentina del presente y en la del futuro. Hoy: Educar al cerebro: la importancia de saber que la inteligencia es flexible.

La ciencia no puede medir la inteligencia en su concepto más general, en todo lo que abarca la inteligencia humana. Lo que sí puede medir es un aspecto de la inteligencia que es el coeficiente intelectual. Pero el coeficiente intelectual para nada representa la complejidad de la inteligencia humana.

Lo que sí sabemos, y es muy importante conocer es que la inteligencia es flexible. Se expande. En un experimento agruparon a un grupo de niños con alto coeficiente intelectual, pero con sesgos cognitivos y esquemas mentales que los hacía pensar que la inteligencia no se expandía.

Y agarraron chicos con menos coeficiente intelectual pero que pensaban, tenían sesgos, esquemas mentales, preconceptos, que pensaban que la inteligencia era flexible, se expandía. A los dos grupos los enfrentaron con problemas matemáticos muy complejos. El grupo con chicos más inteligentes, pero que pensaban que la inteligencia no se expandía, se enfrentaban con los problemas matemáticos complejos, se frustraban y dejaban.

El grupo de chicos con menos coeficiente intelectual, pero que pensaban que la inteligencia era expandible, ante cada reto, ante cada dificultad, duplicaban el esfuerzo, mejoraban la tenacidad y lograron tener mejor rendimiento que los chicos que tenían mayor coeficiente intelectual.

Y una manera de mejorar la inteligencia es la educación. La educación, además de hacernos más libres, de darnos oportunidades, de tener más posibilidades de tener una movilidad social ascendente, la educación protege a nuestro cerebro.