Manes propone declarar como urgente la erradicación del hambre

Ámbito
Manes propone declarar como urgente la erradicación del hambre

Con el objetivo de encolumnar a la sociedad y a la clase política en el compromiso de trabajar de forma prioritaria por la erradicación del hambre en la Argentina, el neurocientífico Facundo Manes inició una petición en change.org que interpela a los ciudadanos a seguir involucrándose en esta causa.

La lucha por la erradicación del hambre, por la igualdad de derechos, por el aborto legal y por el cuidado del medioambiente son algunas de las causas que movilizan a miles de personas bajo consignas en común. Allí donde la política no puede dar respuesta a necesidades sociales, surgen los distintos movimientos ciudadanos, compuestos por miles de personas que comparten ideas y objetivos. Estos movimientos buscan visibilizar reclamos, ya sea nuevos o viejos, pero históricamente ignorados.

Como producto de la crisis de representación de los partidos políticos, en el mundo existen cada vez más ciudadanos que reconocen causas en común y buscan respuesta a las demandas que no ven canalizadas. Por ello, se organizan trazando un desarrollo de abajo hacia arriba; es decir, de la mano de la promoción de causas específicas, en pos de instalar determinadas cuestiones e interpelar a los tomadores de decisión.

Uno de los movimientos ciudadanos que está creciendo en Argentina es el que lucha contra el flagelo del hambre. Cada vez más personas eligen sumarse a esta causa, entendiendo que es urgente: más de 3 millones de personas pasan hambre. En un país que se inserta en el mercado internacional como productor de alimentos, la sensación hambre no deriva de la falta de comida, sino de no considerarlo como prioritario.

Manes, especialista en la temática del desarrollo del cerebro, explicó que el hambre “afecta la anatomía del cerebro y atenta con la capacidad de aprender y de desenvolverse en una comunidad, por lo que la prioridad de Argentina debe ser invertir en la gente”. En este sentido, busca promover el compromiso social e involucramiento de los ciudadanos, e incluso ha iniciado una petición en change.org que interpela a las personas a exigir que el problema del hambre se solucione de manera urgente y prioritaria.

El caso del movimiento feminista también es paradigmático: en Argentina, una mujer es asesinada cada 32 horas producto de la violencia machista. Las mujeres han tomado conciencia de la opresión y la desigualdad que padecen y han comenzado a denunciar dichas formas de violencia. La lucha por el aborto legal, seguro y gratuito también se erige como una causa que ha propiciado el encuentro de miles de personas bajo la forma de un movimiento ciudadano.

El movimiento ecologista responde a la misma lógica: ante el deterioro del medioambiente por la actividad humana, la causa busca defender la naturaleza y el desarrollo sostenible de las sociedades. En marzo, los estudiantes de más de 80 países del mundo se movilizaron para concientizar acerca de los peligros que supone el calentamiento global, y para reclamar soluciones inmediatas. El principal objetivo del movimiento es satisfacer las necesidades actuales de las poblaciones, sin comprometer las posibilidades de desarrollo de las generaciones futuras.